Por cuarta vez en el año, la curva de tipos se ha invertido, poniendo contra las cuerdas a la Fed.

La decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de imponer una nueva ronda de aranceles contra China tiene consecuencias directas sobre el pulso que mantiene con la Fed y Jerome Powell. El magnate ha conseguido redoblar la presión para conseguir que banco central se mueva en línea sus intereses para devaluar el dólar respecto a sus competidores. Trump ha encontrado un aliado en el mercado con un desplome de los intereses de la deuda. Por cuarta vez en el año, la curva de tipos se ha invertido, poniendo contra las cuerdas a la Fed para la reunión de septiembre. El mercado ya descuenta el 88% de probabilidades de un nuevo recorte de 25 puntos básicos en el próximo cónclave.

Las primeras palabras de Trump tras la decisión de la Fed, el pasado miércoles, fue: “Powell nos decepcionó”. El banco central rebajó los tipos de interés por primera vez desde la crisis financiera, en un movimiento preventivo para apoyar a la economía estadounidense, en mitad la desaceleración de la economía mundial. La economía sigue mostrando robustez y el mercado de trabajo en pleno empleo. La decisión se tomó con una Fed dividida ante un recorte innecesario con los indicadores económicos en la mano. “Lo que el mercado quería oír de Jay Powell y de la Reserva Federal era que este era el inicio de un prolongado y agresivo ciclo de recorte de tasas que seguiría el ritmo de China, la Unión Europea y otros países”, tuiteó Trump horas después de la decisión.

El recrudecimiento de la guerra comercial aumenta el riesgo de recesión, algo que quiere evitar a toda costa la Fed. Los analistas de Morgan Stanley señalan que una recesión estadounidense es probable dentro de tres trimestres si los aranceles anunciados por Trump aumentan a 25% y perduran entre cuatro y seis meses. Algo que está sobre la mesa, si no hay avances en la guerra comercial. “La confianza del consumidor sigue siendo alta, pero la confianza de los negocios ha disminuido drásticamente desde que las tensiones comerciales han aumentado. La incertidumbre comercial está en la mente de las empresas. Me preocupa cada vez más que las empresas empiecen a reducir el número de trabajadores”, comenta Ryan Sweet, jefe de investigación de política monetaria en Moody’s Analytics.

Lee la noticia en Eleconomista.es

Contáctenos hoy

Avenida El Golf 40, Piso 12

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 2594 7447
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com