Ricardo Ávila analiza cuáles son las claves del país para que sea una de las economías con más crecimiento en Latinoamérica.  También hay desafíos.

Han transcurrido más de tres décadas desde cuando, en plena crisis causada por la llamada ‘bomba’ de la deuda externa que golpeó duramente a América Latina a partir de 1982, la revista Euromoney publicó una portada cuyo titular hablaba por sí solo: “Colombia, la excepción dorada”. El informe en cuestión resaltaba que no solo el país había cumplido con sus acreencias a tiempo, sino que su desempeño estaba por encima del de sus pares en la región.

No obstante, también habría elogios para la economía colombiana. El motivo es que aparte de ser la única –dentro de las del selecto grupo de tamaño mediano y grande– en haber registrado una aceleración en su tasa de crecimiento en 2019, todo apunta a que seguiremos en la vanguardia en el 2020.

La razón más sencilla es que los demás pintan peor. Aparte de que la debacle venezolana debería prolongarse, a Argentina le quedará muy difícil salir de la recesión. Brasil, a su vez, escasamente levantará cabeza, al tiempo que México sentirá el coletazo de la falta de confianza del sector privado en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Para completar, Chile seguirá acusando el golpe de las protestas que derivarán en una nueva constitución y en Perú llegará un repunte, aunque de menor magnitud de la que se pensaba tres meses atrás.

Lee la noticia en Portafolio.co

Contáctenos hoy

Avenida El Bosque Norte 0177, Piso 21

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 3241 0700
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com