Las corporaciones que están acostumbradas a la cautela en el desarrollo de negocios deben aumentar su apuesta si tienen en la mira ideas tecnológicas.

 Las compañías están creando armas de capital de riesgo corporativo con el fin de aprovechar las promesas de crecimiento que traen las innovaciones tecnológicas y los creadores de nuevos negocios.

Desafortunadamente, muchos desperdician la oportunidad al administrar estos esfuerzos de capital de riesgo de la misma manera que lo manejaría una unidad de M&A (fusiones y adquisiciones) o de desarrollo de negocios, es decir, con demasiada cautela. Así lo señala el estudio “Cinco cosas que las empresas no saben sobre el Capital de Riesgo Corporativo”, elaborado por Bain & Company.

“El capital de riesgo funciona mejor cuando juega con un conjunto de reglas que son de mayor apuesta de lo que la mayoría de los ejecutivos corporativos están acostumbrados. Los capitalistas invierten en innovaciones que están lejos de estar listas para el producto, y muchas no logran resultados: es el precio de desarrollar ideas no probadas. Los ejecutivos corporativos especializados en este campo deben tener libertad y permiso para arriesgarse a fallar”, señala. El análisis de la firma especializada asegura que estos brazos corporativos deben reconocer que están entrando en un ámbito en el que su marca representa menos que una reputación de confianza y confiabilidad.

Según cifras de la consultora, mientras que en el 2018 se contabilizaban 800 estructuras de fondos de este tipo, cinco años atrás llegaban a 220. Es un hecho, asegura la firma, que los equipos ejecutivos sienten la presión provocada por disruptores innovadores que, respaldados por capital de riesgo, están atacando sus mercados.

Cuando se hace correctamente, el capital de riesgo corporativo puede ser una forma valiosa para que las empresas creen una ventaja competitiva, ya que ofrece una visión que puede estar tres o cuatro años por delante de lo que el público (y los competidores) pueden ver. Bain & Company cree también puede ayudar a mejorar el trato y las habilidades transaccionales, inyectar algo de cultura de Silicon Valley en el ADN corporativo y crear nuevas oportunidades en investigación, desarrollo empresarial o fusiones y adquisiciones.

“Un equipo que escucha 100 propuestas de negocio e invierte en solo 5 de ellos ha aprendido mucho sobre el estado de la innovación de los otros”, asegura.

Lee la noticia en Portafolio.co

Contáctenos hoy

Avenida El Golf 40, Piso 12

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 2594 7447
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com