Gestoras analizan el escenario económico de la potencia oriental y subrayan la existencia de signos de ralentización que presionan sobre la agenda del Presidente Xi Jinping.

El año 2018 fue un año lleno de desafios para la economía china. En el transcurso de los últimos meses se han multiplicado los signos de ralentización debido a la campaña de desapalancamiento dirigida por Pekin para deterner el incremento de la deuda del sector privado en particular. A esto se suma la amenaza externa de la guerra omercial que sigue sumida en las negociaciones con Estados Unidos, pero que de endurecerse dañaría considerablemente el crecimiendo de China en 2019.
La mayoría de las gestoras coinciden en que China experimentará una modesta desaceleración del crecimiento. Mathilde Lemoine, economista jefe de Edmond de Rothschild comenta “Como anticipábamos, Estados Unidos está en el núcleo del crecimiento global y marca la agenda económica internacional. Más allá del objetivo de crecimiento doméstico, el presidente chino no puede permitir que su país se sitúe detrás de EE.UU en términos de liderazgo. Esta es la razón por la cual el plan de recuperación que ha iniciado Xi Jinping debe completarse. La fuente asiática de crecimiento mundial podría limitar el impacto negativo y la continuada incertidumbre relacionada con factores como la salida del Reino Unido  de la Unión Europea. Si China completa su plan de recuperación tal y como anticiamos, su crecimiento podría acelerar ligeramente en la primera mitad de 2019 hasta el 6,7%”
Lee la noticia en Fundssociety.com

Contáctenos hoy

Avenida El Bosque Norte 0177, Piso 21

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 3241 0700
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com