Mientras varios países van agotando el espacio para seguir dando apoyos, entidades y expertos alertan de los efectos de quitarlos pronto o muy tarde.

Colombia está hoy en día diseñando la reforma fiscal (o tributaria) que le permita obtener los recursos necesarios para volver a la sostenibilidad y tapar el hueco de alrededor de 2% del PIB.

No obstante, no es el único país de la región que enfrenta esa dificultad, pues otros como Brasil o México están discutiendo legislaciones para recuperarse tras el golpe de la pandemia.

Esto es porque el esfuerzo que tuvo que hacer la región para mitigar el impacto de la covid-19 derivó en altos niveles de deuda y de déficit fiscal, lo que abre un debate sobre el espacio con el que cuentan los países para seguir apoyando la actividad y, con base en eso, si retirar o cuánto extender los estímulos a la economía.

Esta ha sido una de las principales alertas de organismos como el Fondo Monetario Internacional o la Ocde, que han alertado de los efectos de retirar demasiado pronto las ayudas, pero también mantenerlas más de lo sostenible.

Según Jaime Reusche, vicepresidente sénior de Moody’s, “la magnitud de las medidas fue algo sin precedentes, ya que la capacidad para adoptar semejante estímulo sin alterar los frágiles equilibrios macroeconómicos no existía en el pasado. Si bien se ha desarrollado nueva musculatura en herramientas fiscales y monetarias, el abusar de ellas podría empezar a generar desequilibrios peligrosos”.

Y es que, como indica Reusche, la deuda pública en la región ha aumentado unos 10 puntos porcentuales. Según el FMI, al cierre de 2021 Latinoamérica registraría un indicador de 79% respecto al PIB, y un déficit fiscal de 5,29%. Esto sería de 68,1% y 6,2% respectivamente en Colombia, e incluso las acreencias subirían a más del 100% en el caso de Brasil, por ejemplo.

Lee la noticia en Portafolio.co

Contáctenos hoy

Avenida El Golf 40, Piso 12

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 2594 7447
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com