Durante la última década, el mercado de bonos verdes ha ido creciendo hasta establecerse como un segmento maduro dentro del universo de renta fija. A pesar de los desafíos económicos del año pasado, el mercado mundial de bonos verdes demostró su resiliencia, alcanzando el hito clave de un billón de dólares de emisión acumulada desde 2007, con una emisión de 280.000 millones de dólares en 2020.

“Los bonos verdes son bonos orientados a la captación de fondos exclusivamente para la financiación de refinanciación, total o parcial, de proyectos medioambientales o nuevos proyectos medioambientales. Estos bonos deben cumplir con los cuatro principales criterios de la GBP (Green Bond Principles, directrices establecidas en 2014 y actualizadas en 2018), relativos al uso de los ingresos, el proceso de evaluación y de selección de proyectos, la gestión de los ingresos y las actividades de información. El mercado de bonos verdes y los criterios de GBP se han introducido más recientemente en comparación con los más conocidos principios de inversión sostenible, aplicados a la gestión de la renta variable (los llamados ESG); aunque el mercado de bonos verdes maduró considerablemente desde 2007, cuando el Banco Europeo de Inversiones lanzó la primera emisión verde”, destaca Eurizon en su último informe.

Según la gestora, con el tiempo, por tanto, se ha desarrollado un importante mercado para esta categoría de bonos, tanto en términos absolutos, es decir, de tamaño, como de diversificación geográfica y de divisas. La mayoría de las emisiones verdes están calificadas como investment grade, al estar apoyadas en el “mérito crediticio” de los gobiernos, y de las agencias y organizaciones supranacionales, que actúan como emisores.

En cuanto a las divisas, Eurizon apunta en su último informe que más del 80% del mercado está denominado en una de las tres monedas principales monedas del mundo:

euro, dólar estadounidense y renminbi chino. “También se utilizan habitualmente otras monedas del G10, como la corona sueca, la libra esterlina, el dólar australiano, el dólar canadiense y algunas monedas de países emergentes”, señala en las conclusiones de su último informe sobre este mercado. Respecto a la distribución geográfica, Europa es el principal contribuyente (encabezada por Francia, luego Alemania y los Países Bajos), seguida de América del Norte y Asia-Pacífico (China).

Lee la noticia en Fundssociety.com

Contáctenos hoy

Avenida El Golf 40, Piso 12

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 2594 7447
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com