Beijing dijo este mes que eliminar los aranceles impuestos durante la guerra comercial es una condición importante para cualquier acuerdo.

Se suponía que un acuerdo comercial de “fase uno” entre Estados Unidos y China sería un pacto limitado que permitiría a los líderes de ambos países proclamar una victoria fácil y calmar a los mercados financieros. Pero el proceso podría llevar a compromisos notorios si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acepta las demandas de Pekín de revertir los aranceles ya existentes sobre los productos chinos, según fuentes familiarizadas con las conversaciones.

El Ministerio de Comercio de China dijo este mes que eliminar los aranceles impuestos durante la guerra comercial es una condición importante para cualquier acuerdo.

La exigencia tiene a los funcionarios en Washington cuestionándose si los ofrecimientos chinos de mayores compras de productos agrícolas estadounidenses, promesas de un mejor acceso a la industria de servicios financieros del gigante asiático y el compromiso de Pekín de proteger la propiedad intelectual son suficientes para pedir beneficios a cambio.

Dos personas informadas sobre las negociaciones dijeron que Trump decidió que la reducción de los aranceles existentes, además de cancelar una imposición de gravámenes programada para el 15 de diciembre sobre 156.000 millones de dólares en bienes chinos, requiere concesiones más amplias por parte de China.

“El presidente quiere la opción de tener un acuerdo más grande con China. Mayor que el pequeño acuerdo” que se anunció en octubre, afirmó Derek Scissors, un académico especializado en China del American Enterprise Institute, en Washington.

Lee la noticia en Latercera.com

Contáctenos hoy

Avenida El Bosque Norte 0177, Piso 21

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 3241 0700
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com