La falta de demanda y almacenaje arrastraron ayer el barril de West Texas a niveles negativos.

Este crash histórico se explica por la fuerte caída de la demanda, ante la expansión del COVID-19 por Estados Unidos, por la parálisis económica que vive el país y también por el temor ante el agotamiento de la capacidad de almacenaje del petróleo. Por último, hay que tener en cuenta un aspecto técnico relacionado con el almacenamiento: los futuros del crudo estadounidenses (WTI) para su entrega en mayo vencen hoy y establecen que, tras su vencimiento, se debe realizar la entrega del petróleo físico, que deberá recoger el propietario del contrato de futuros. Todo esto explicaría las caídas y que hoy haya remontado un 100% para volver al terreno positivo, en un dólar por barril.

“Fue una sesión de extrema volatilidad en el mercado del petróleo en Estados Unidos, que ha sufrido la peor jornada de su historia con el barril de referencia (WTI) llegando a cotizar en valores negativos. Los inversores llegaron a cobrar 37,6 dólares por comprar un barril de crudo en Estados Unidos, después de que el mercado de futuros de Chicago autorizase las ventas en negativo.

Desde Fidelity defiende que lo ocurrido ha sido “fascinante” y “sin precedentes”, pero algo puntual. “Es innegable que los fundamentales del petróleo son muy precarios, pero los movimientos de los precios de ayer se comprenden mejor como una rareza o peculiaridad de la negociación de futuros que se ha vuelto mucho más extrema debido a la situación actual”, defiende James Trafford, analista y gestor de fondos de Fidelity.

Lee la noticia en Fundssociety.com

Contáctenos hoy

Avenida El Golf 40, Piso 12

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 2594 7447
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com