En un país acostumbrado a buenos datos económicos, el martes pasado la Reserva Federal (FED) recortó sorpresivamente su Tasa de Política Monetaria (TPM) en 50 puntos base, producto del riesgo que está generando el coronavirus, dentro de un plan coordinado por parte de los principales Bancos Centrales para proveer mayor liquidez a los mercados. Australia y Malasia inicialmente recortaron su tasa, y en adelante, se espera prosigan Europa y Japón.

Esta vez, el recorte de tasa no fue producto de un mercado laboral deteriorado o una inflación decaída, más bien por el impacto en el crecimiento global que está en juego por el coronavirus y por la fuerte caída que experimentaron las bolsas norteamericanas en los días previos.

Distinto a Chile, en EE.UU. existe una fuerte correlación entre el desempeño de las bolsas y el consumo, debido a que una alta proporción de su población invierte en acciones, y, al experimentar fuertes caídas, aumenta la incertidumbre, cae el consumo, afectando así a la economía real. El recorte de tasa esta vez fue más bien práctico que teórico, dado que, en estricto rigor, la política monetaria no depende de la fluctuación de las acciones.

Algunos preguntan, cómo recortes de tasas podrían ayudar con una desaceleración proveniente del coronavirus, que impacta a la oferta más que a la demanda. Y la respuesta es que el recorte de tasa no solucionará el problema del suministro, sino más bien, apoyará el crecimiento incentivando una mayor demanda, y, por la mayor liquidez que proveerán los bancos comerciales a las empresas medianas.

La suma del menor crecimiento esperado para el presente año, que actualmente se estima en torno a 0.8% y 1.5%, más la fuerte caída que han experimentado los créditos de consumo, el alza del empleo informal y un nivel de tasa que favorece un flujo de capitales hacia Chile da espacio al BCCh para recortar la TPM en su próxima reunión de marzo. Recortes posteriores estarán sujeto al desenvolvimiento del plebiscito constituyente, el panorama internacional y a datos mensuales de crecimiento local.

Con el reciente desplome del precio del Petróleo, el par USD/CLP rompió sobre su techo 837.23, y de sostenerse sobre este, arriesga extender su alza hacia el rango 857.36-860.35. En contraste, únicamente posicionándose bajo 837.23 será de esperar un retroceso hacia el 824.07-822.07 y 810.66 en extensión, aunque a partir de estos niveles, pudiendo reiniciar su trayectoria alcista con facilidad.

Lee la noticia en Latercera.com

Contáctenos hoy

Avenida El Bosque Norte 0177, Piso 21

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 3241 0700
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com