Aunque el país domina la producción mundial, el metal rojo concentra las exportaciones y termina limitando las opciones de desarrollo de otros productos.

El país domina la producción mundial del metal rojo, pero su economía no logra sacudirse de la dependencia de la fluctuación de su precio en el país sudamericano. Con los 5,8 millones de toneladas de cobre que produjo en 2018, según el último reporte de la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco), Chile es por lejos el mayor productor mundial de este metal, clave en muchos procesos industriales. La cifra equivale a casi el 28% del mercado global y está muy por encima de la que registra su competidor más cercano, Perú, con un 12%. Con el cobre a un precio que los analistas consideran bueno -en torno a US$ 3 por libra-, la coyuntura es alentadora. Sin embargo, la dependencia del metal rojo sigue siendo demasiada: el crecimiento económico está anclado, en gran medida, a una variable sobre la que los chilenos no tienen ningún control: la cotización de esta materia prima en los mercados internacionales. La diversificación de la canasta exportadora es un desafío fundamental, pero no es fácil avanzar en ello.

Lee la noticia en Elpais.com

Contáctenos hoy

Avenida El Bosque Norte 0177, Piso 21

Las Condes, Santiago Chile

Teléfono:
+56 2 3241 0700
E-mail:
comercial@lvaindices.com | soporte@lvaindices.com